Servicio al cliente y ventas

La inmediatez de la IA + la empatía del humano: una nueva fórmula para un servicio al cliente excepcional.

En un mundo donde la Inteligencia Artificial (IA) está en pleno auge, parece inimaginable que las empresas sigan utilizando métodos anticuados para brindar servicio al cliente. Pero, antes de que nos sumerjamos en cómo la IA está cambiando el juego, echemos un vistazo a por qué es necesario dar un paso adelante en la industria del servicio al cliente.

 

El estancamiento de las tecnologías antiguas

 

Es un hecho: las empresas están utilizando tecnologías que se han vuelto obsoletas. Cambiar un tiquete, resolver un problema con una factura, pedir una cita médica o recibir asistencia, a
menudo, son procesos tediosos que consumen tiempo y energía. Esto se debe en parte a que las organizaciones se centraron en automatizar estos procesos a través de tecnologías que, si no se evolucionan, se vuelven ineficaces con el tiempo.

Las empresas han implementado sistemas IVR, chatbots y otros métodos automatizados para
simplificar las interacciones con los clientes, pero, en el proceso, han surgido situaciones como:

  • Los clientes no quieren experiencias lejanas, frías y cero empáticas. 
  • Dentro de un IVR es complicado encontrar la opción o el conjunto de opciones adecuadas
  • Se siguen presentando largas esperas en línea o telefónicas

La cuarta revolución y la inteligencia artificial 

 

La cuarta revolución industrial, con su enfoque en la IA, no solo está cambiando la forma en que las empresas interactúan con sus clientes, sino que también está impulsando mejoras significativas en la eficiencia operativa. Con la IA, las organizaciones pueden optimizar sus procesos internos, reducir errores humanos y mejorar la precisión. 

 

De igual forma, y ya enfocado al sector de servicio al cliente, las nuevas tecnologías permiten: 

  • Resolución en el primer contacto

Al analizar datos históricos y patrones de consulta, proporcionan respuestas precisas y soluciones a los problemas más comunes.

  • Contacto inmediato a través de conversaciones naturales, centradas en las necesidades de las personas

Comprenden el lenguaje natural y se adaptan a las necesidades particulares de los clientes, brindando una experiencia de usuario más amigable y efectiva.

  • Disminución de tiempo de espera y tasa de abandono

Los clientes no tienen que esperar en largas filas telefónicas o en línea, lo que mejora su satisfacción y fidelidad.

  • Agentes humanos en las conversaciones difíciles e incómodas

En estas situaciones, se transfiere la conversación a un agente humano capacitado para manejar problemas difíciles o delicados, con el objetivo de brindar una atención más humana y empática cuando es necesario.

  • Evita que a tus agentes les lleguen solicitudes erróneas y ahorra tiempo en transferencias

Esto evita que los agentes humanos reciban consultas irrelevantes y se ahorran el tiempo que se gastarían en transferirlas, permitiéndoles enfocarse en casos que realmente requieren su atención.

De igual forma, las empresas logran escalabilidad y automatización. Esto significa que tendrán la posibilidad de manejar un gran volumen de solicitudes de manera eficiente y efectiva, sin sacrificar la calidad de la atención.

Otro aspecto clave de la IA en el servicio al cliente es su capacidad en la personalización de las interacciones. A medida que las empresas recopilan datos sobre las preferencias y el historial de compra de los clientes, la IA utiliza esta información para ofrecer recomendaciones personalizadas y ofertas especiales.

Por ejemplo, si tienes una tienda de café donde se vende café recién tostado, la IA le sugiere a tus clientes nuevas variedades que podrían interesarles. Esta personalización no solo aumenta las ventas, sino que también mejora la experiencia del cliente al brindarles lo que desean de manera individualizada.

¿Pensaste que te diríamos que solo te ahorrarías dinero? No, estamos seguros de que eso ya lo sabes. 

Es importante dejar claro que el verdadero objetivo de la inteligencia artificial no es reemplazar a los humanos, sino complementarlos. Una IA puede encargarse de tareas repetitivas y desgastantes, liberando a los agentes humanos para concentrarse en tareas que requieran habilidades cognitivas y empatía. 

 

Superando la resistencia al cambio

Sin embargo, a pesar de todos estos beneficios, todavía existe cierta resistencia al cambio, tanto por parte de las empresas como de los consumidores. Algunas organizaciones pueden temer que la implementación sea costosa o compleja, mientras que los clientes se preocupan por la pérdida de la interacción humana.


La evolución del entorno crea la necesidad de que estas preocupaciones se aborden de manera proactiva, mientras se educa a los consumidores sobre todas las formas en las que podemos hacer su vida más fácil. La IA no busca reemplazar a los seres humanos, sino mejorar la eficiencia y la calidad de la atención al cliente.


Pero ¡ten en cuenta!: la eficiencia no es hacer más con menos; se trata de reubicar las herramientas de trabajo en el lugar adecuado. Esto significa que los humanos deben enfocarse en las tareas complicadas que realmente aportan valor. 


Pero, después de todo eso ¿por qué es importante para las empresas evolucionar su gestión de servicio al cliente?


Por varias razones que tienen un impacto directo en el éxito y la competitividad de las empresas en la actualidad:

  • Cambio en las expectativas del cliente: los clientes de hoy quieren respuestas inmediatas, experiencias personalizadas y una atención sin problemas. Las empresas que no satisfacen estas expectativas corren el riesgo de perder clientes frente a competidores que sí lo hacen.
  • Competencia feroz: para destacar en un mercado competitivo, las empresas deben ofrecer un servicio al cliente excepcional que impulse la fidelidad del cliente y la diferenciación de la marca.
  • Avances tecnológicos: la tecnología está avanzando a un ritmo vertiginoso, y las empresas que no adopten nuevas tecnologías para mejorar la atención al cliente se quedarán atrás.
  • Datos y analítica: las empresas que no aprovechan estos datos están perdiendo oportunidades para mejorar y personalizar la atención al cliente.
  • Evolución de las expectativas regulatorias: Las regulaciones y normativas en torno a la privacidad y la seguridad de los datos están evolucionando. Las empresas deben mantenerse actualizadas y cumplir con estas regulaciones para evitar sanciones y construir confianza con el cliente.
  • Adaptación al cambio digital: la revolución digital ha transformado la forma en que las personas se comunican y hacen negocios. Las empresas deben adaptarse a este cambio digital para estar donde están sus clientes y comunicarse de la manera que prefieran.

En conclusión...

 

Es hora de dejar atrás las tecnologías obsoletas que han estado frenando la calidad del servicio al cliente. La cuarta revolución industrial, con la Inteligencia Artificial a la vanguardia, ofrece una oportunidad emocionante para transformar la industria del servicio al cliente.


Al implementar IA cualquier organización puede brindar experiencias excepcionales a sus clientes. La evolución es inevitable, y las empresas que se acoplen estarán en la completa capacidad de satisfacer las expectativas de sus clientes en el mundo digital actual.

 

El futuro del servicio al cliente es inteligente y prometedor, ¡y deberías estar listo para abrazarlo!

Compartir en LinkedInCompartir en WhatsAppCompartir en Facebook

Tenemos más contenido de tu interés

Tecnología y negocios

Olvídate de la operatividad con Flujos Automatizados

Leer más
Análisis y estrategia

Más allá de las palabras: el valor estratégico del Speech Analytics en tu empresa.

Leer más
Análisis y estrategia

Mejora el compromiso de tus clientes con una estrategia voice-first

Leer más
Análisis y estrategia

De VUI a Conversational UX Team: la mentalidad detrás del cambio

Leer más

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia en nuestro sitio web. Para saber más sobre las diferentes cookies que utilizamos, consulta nuestra Política de Cookies.

Entendido